Todos sabemos que la publicidad de bebidas alcohólicas está prohibida en los medios convencionales. Hablamos de que en televisión, prensa, el medio exterior, etc. No pueden aparecer piezas cuyos productos sobrepasen los 20 grados de contenido alcohólico. Esta ley, aprobada hace unos años, provocó cierta incertidumbre entre las marcas anunciantes de este sector. Sin embargo, esta situación ha causado que hoy en día se usen otras herramientas de comunicación como los eventos de relaciones públicas, las promociones y como no, el merchandising.
El packaging, por su parte, ha contribuido muchísimo a las bebidas alcohólicas y más todavía a la hora de “sobrevivir” a la ley. Dado que las marcas de este sector luchan por ser comprados en supermercados, tiendas o bares, no es extraño que los esfuerzos comunicativos se centren muchas veces, en el punto de venta. Es decir, en la presentación del producto y en el diseño de su envase.
Son varias las tendencias que el packaging de los productos alcohólicos ha experimentado en estos últimos años.  Sin embargo, debemos destacar una de ellas: la bebida alcohólica como artículo de lujo. Y Es que el hecho de que muchas marcas se hayan decantado por presentar sus bebidas como si fueran tesoros se debe a varias razones. Por un lado, el tipo de target al que quieren cubrir y por otra parte, el prestigio que ofrece el lujo en cualquier producto. 

Cabe decir que en los packagings de bebidas alcohólicas que se basan en el lujo hay una fuerte presencia de la simbología. Y es a través de ésta -y de los argumentos emocionales del mensaje-,  se nos recuerda para qué sirve el alcohol – para el éxito social y personal-.

Es por ello, por lo que os muestro varios ejemplos que he elegido entre los múltiples diseños de bebidas alcohólicas que he visto en la web. Simplemente he elegido estos diseños en función de su estrategia comercial, su simbología o su diseño.

Botella de Cristal U’LUVKA –vodka- 


Este packaging está inspirado en los antiguos recipientes que se utilizaban para la  destilación química. La química está relacionada con la transformación y cada transformación comprende el equilibrio entre dos aspectos opuestos: la luz y la oscuridad, lo negativo y lo positivo. Sin embargo, la más potente de todos los contrarios es el hombre y la mujer, los cuales estimulan el propio equilibrio de la vida. La botella U’Luvka es una representación física del balance entre el hombre y la mujer, que tiene una base redondeada que simboliza lo femenino y el cuello de la botella que representa lo masculino.


Bombay – ginebra-

Éste es uno de los últimos diseños que se hicieron para el grupo Bacardi. Se diseñó una caja para la botella azul de Bombay Sapphire. Este paquete se le bautizó con el nombre de Bombay Sapphire Layer Christmas Edition, y se hizo con cartón plegable que tenía un efecto de aluminio azul metalizado. Cabe decir que este envase se realizó para los mercados de España, Inglaterra y Dinamarca -100.000 unidades-.

Absolut Los Angeles


Esta es una botella realizada para Absolut. La estrategia consistía en hacer modelos de botellas de la marca inspirados en varias ciudades. El resultado: este diseño inspirado en los Ángeles.

Una vez vistos estos ejemplos, debemos adentrarnos en la arteria más pura del lujo. Son aquellos envases que son tan exclusivos, que sólo unos pocos pueden tener en este mundo. Dichos envases son tratados como auténticas obras de arte y hacen que el producto se muestre como si fuera la joya exclusiva de la corona de algún reino olvidado. Ante este tipo de packaging, se debe resaltar que existe una entrega de premios, denominada  Pentawards que galardona a los mejores envases del mundo.

L’Or – Martell


Martell defendió con el diseño de esta botella, una estrategia para cubrir las necesidades de las élites que procedieran de varias culturas como las de Rusia, China y Asia. Ello se tradujo en una botella donde se combina de forma perfecta la destreza técnica. El envase fue desarrollado junto con la colaboración de la Cristalería de Sèvres. Y fue hecho en una edición muy limitada, dando lugar a que cada botella se vendiera por 3.000 euros.



Éste es el más caro de todos los coñacs. Cada botella vale la friolera de 7.500 euros -aunque la calidad el cognac influye en el precio también-. Y sólo se hicieron 786 botellas.

Concluyendo, me gustaría saber vuestra opinión: ¿es rentable realizar gastos tan elevados de dinero a la hora de elaborar un envase para un producto? ¿Qué envase os gusta más?

Un saludo sorprendi2 y os animo a navegar por las páginas web de estas bebidas de lujo :D

Imágenes vistas en: creativossinideas.com, packagingoftheworld.com, pentawards.org 




Entrada anterior

El ganchómetro: Parlez-vous? ...¿er qué?

Entrada siguiente

El arte de pintar nuestro cuerpo

1 Comentario

  1. 15 agosto, 2010 at 3:34 pm — Responder

    No sabría con cual quedarme la verdad, todas tienen su punto atractivo. Desde luego en productos como el alcohol, que como tú has dicho lo tienen difícil publicitariamente, el gasto en packaging (si ya lo está de por sí) está más que justificado. Tienen que conseguir a golpe de vista añadir para el consumidor un valor que normalmente se construye mediante la publicidad, y conseguir "eclipsar" al producto vecino en el supermercado.
    Además, podría decirse que el packaging es una disciplina que queda especialmente bien en bebidas alcohólicas, que siempre irán de la mano de lo místico, de la magia, de la noche, y que tienen que dar ese aspecto de "poción".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>