Como muchos conocidos sabrán, Inventia ha estado estos últimos meses de dieta. ¿Razón? La que todos nos planteamos en primavera: los meses de invierno han sido muy gratificantes con cenas muy ricas en grasas y demás deslices digestivos, y al llegar el buen tiempo, hace falta un “restyling”. Por eso, lo mejor en esa época de transición es comer sano, y si hay productos naturales y buenos que te acompañan durante ese periodo “tedioso” de comer espárragos y cosas insulsas, mejor que mejor. 
Un caso de producto natural con excelente sabor es el de las NatuChips de Snatt’s. Son unas patatas que he descubierto gracias a Grefusa, y me reitero: ¡ha sido todo un descubrimiento! Se trata de unas patatas, como decimos aquí, “de bolsa” pero que se diferencian entre las demás en que tienen un 70% menos de grasa. Pero, ¿Cómo las descubrí? Aquí os cuento mi experiencia.
Desde Grefusa me enviaron un regalo: un set muy bonito con dos bolsas de Natuchips (de barbacoa y de tomate, queso y orégano). Ya el envase me dijo mucho, porque el diseño de las bolsas está genial (tienen un rollito home-made rústico que me encanta) y la combinación de colores es muy acertada y original.  
Al probar el producto me dí cuenta de que las NatuChips no son para nada unos snacks sosos, sino que tienen un sabor buenísimo. Fue lo que más me sorprendió gratamente, ya que las dos recetas estaban muy crujientes y buenas (su sabor me recordaban al de la pizza). 
Pero eso no es todo. Todos sabemos que los aperitivos en general suelen tener sustancias aditivas, conservantes y muchas “E-nosequés” que hacen al producto más artificial y menos sano. En el caso de las Natuchips, éstas están hechas 100% con ingredientes naturales (patata, cereales, soja), lo que le da a uno la tranquilidad de saber lo que está comiendo, y además, de ver que son ingredientes sanos. 
Y cómo no, decidí compartir mi tesoro con compañeros de trabajo y familiares y a todos les gustó mucho. Así que, es inevitable. A partir de ahora nos haremos asiduos de estos snacks. E Inventia ya tiene una “vía de escape” deliciosa para esas largas tardes en las que en el trabajo, en casa o en la piscina, le de por picar de todo, y su fantástica dieta no se lo quiera permitir. 
¿Tú también las has probado? Comparte tu experiencia aquí y cuéntanos :-) 

Entrada anterior

Una carta de amor a la niebla de San Francisco

Entrada siguiente

Depila a un modelo en la calle y pásatelo bien con el dolor ajeno!

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>