Sin duda todos conocemos la mítica campaña de Limón y Nada donde sale el típico niño expresando a gritos su gran amor y devoción infinita por un regalo recibido: un palo. Se trató de una campaña muy popular, que independientemente de que fuera o no un plagio de otra anterior, consiguió cosas muy curiosas.
Dicho de otra forma, esta campaña ha dado lugar a un fenómeno que hacía tiempo que una no veía. Y éste consiste en que algún elemento de la pieza publicitaria (puede ser un diálogo, o una imagen) acabe siendo un “meme” o “expresión” que utiliza la gente para divertirse, realizar comentarios graciosos o simplemente hacer la gracia. 

Particularmente, durante un periodo de tiempo, me encontré por la calle a niños que jugando, empezaban de golpe a decir “un palooo, un paloooo!” y a amigos míos que en sus redes sociales (una servidora reconoce haberlo hecho también) escribían la frase. Familiares que me recordaban que habían visto un anuncio muy gracioso. Conocidos que a día de hoy, miraban mi lado publicista y soltaban “Un paloo! Un paloo!” cuando anteriormente me citaban el famoso “paz y amor, y el plus para el salón”. Y así, repeticiones de la frase por parte de distintas personas, como si formaran parte de un bucle inacabable. 

No sé si a otras personas del sector les habrá ocurrido pero a mí sí. Pero a pesar de esto, tras ver en otras webs que esta campaña tenía una campaña “hermana gemela” que había sido hecha con anterioridad, me decepcionó. Sin embargo, al ver la última acción que ha hecho Limón y Nada, siguiendo la susodicha campaña, me he vuelto a enamorar, aunque sólo sea un poco.

La conocida marca propuso el reto de crear una obra de arte con un palo, una caja y una piedra. O escoger sólo un elemento y realizar una creación digna de estar en una galería expuesta. Las 15 obras más chic, vanguardistas y creativas se expondrían en la Galería Blanca Berlín de Madrid. A este concurso se presentaron artistas de todas las disciplinas: ilustradores, diseñadores y otros artistas plásticos, lo que fue todo un éxito para la marca.

Independientemente de cómo sean estas obras de arte, o de si gustan o no a la gente, nos ha parecido una acción muy buena porque Limón y Nada ha sabido relacionar con la cultura un concepto muy sencillo, directo y que en principio, no tiene nada que ver con el arte. Además, el mensaje principal de transmite de una forma directa: las cosas sencillas también pueden ser muy buenas.

Y a ti, ¿te gusta ver que las marcas hagan este tipo de iniciativas? A continuación se pueden algunas de las obras seleccionadas.

Para saber más info y quiénes son los autores de estas obras, clic en Vice

Entrada anterior

Honda: ilusiones ópticas que hacen posible lo imposible

Entrada siguiente

Smokedress, un vestido de humo que te trasladará a otra dimensión

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>