Ni qué decir tiene que la comidilla de ayer, en esa radio-patio llamada social media, la tuvo la ceremonia de los Oscars. Cada año es normal que se comente todo sobre este evento: desde qué galardonado era mejor que otro, los vestidos de las invitadas, el discurso de los presentadores y una larga cola de etcéteras. 
Sin embargo, la gala de este año se ha caracterizado principalmente por cubrir un “hecho histórico”, y es que se ha conseguido uno de los “selfies” más compartidos en las redes sociales, protagonizado por algunos de los actores más famosetes de la gala. Aun así, una servidora tiene que confesar algo: la moda “selfie” no mola.  Parece estimular los egos de aquellas personas que les gusta subirse a ese barco lleno de lo que antiguamente se denominaba “autofoto-choni de Tuenti”. Imágenes alimenta-yos, que si uno se para a pensar, transmiten sensación de vacío por todas partes, a pesar de que la intención sea la de mostrar todo lo contrario. 

Pero debates sociológicos aparte, es curioso ver como Samsung ha sabido aprovechar la moda selfie (sí, queridos míos, esto ha pasado de tendencia cool a moda repetitiva everywhere), y crear una acción que podría calificarse como uno de los mejores emplazamientos de producto vistos, ya que se mostró la marca, tuvo una repercusión enorme y además, se pudo ver en vivo y en directo, el beneficio del producto: la calidad de sus fotografías y la inmediatez de su funcionamiento.

Pero…¡ojo! Muchas personas se están quedando únicamente con esta famosa foto,  mientras que hay otras imágenes que muestran otra cara de los Oscars. Un lado más artístico, más profesional y no por ello menos bello . Se trata del proyecto hecho por Vanity Fair durante su fiesta post-gala de los Oscars. La famosa revista produjo junto con Instagram un escenario fotográfico donde las estrellas de Hollywood, personalidades de la música y otros invitados podían ser retratados por el gran objetivo de Mark Seliger, un fotógrafo americano que es conocido por sus fotografías en la revista Rolling Stone, GQ y Vanity Fair. 
Lupita Nyong’o

Portia de Rossi and Ellen DeGeneres

Bill Murray

Naomi Watts

Conan O’Brien

Sienna Miller

Jon Hamm and Jennifer Westfeld
Estos retratos, al mismo tiempo serían compartidos a través de Instagram por el propio fotógrafo, dando un recuerdo a los asistentes y para nosotros, los humildes usuarios de la bloggosfera, la oportunidad de ver a las celebrities de los Oscars desde otro punto de vista. Una perspectiva donde se cuenta una historia, se describe a un personaje con glamour, cercanía y donde la belleza del estilo “neo-retro” queda plasmada
¿Con qué artista te quedas? 

Neil Patrick Harris

Paul Rudd and Adam Scott

Diane Kruger and Joshua Jackson

Selena Gómez

Lady Gaga, Nolan Funk and Donatella Versace

Reese Witherspoon

Adam Levine and Behati Prinsloo

[Estas imágenes tan glamourosas han sido vistas aquí]


Entrada anterior

Retratos de la cultura pop, hechos con cintas de casette

Entrada siguiente

Inventia viaja en el tiempo: del siglo XXI a la época medieval

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>