La nostalgia es un aspecto que forma parte de la vida de cualquiera. Podemos echar de menos cosas de nuestro pasado que han sido experiencias positivas para nosotros. No es extraño que al ver un producto que no consumíamos desde pequeños, se vuelva a meter en nuestra memoria y acabe despertando ese deseo de volver a consumirlo.

Sin embargo, hay cosas que forman parte de nuestra infancia, que se vienen con nosotros una vez llegamos a ser adultos. Los cómics son un ejemplo. Hoy en día, aquel que es aficionado al mundo del cómic no es tratado como un niño, aunque en un principio, hace años, se considerara leer cómics como una afición bastante infantil. Hoy en día, la industria del cómic gira en torno a un gran público de adultos que son amparados bajo la nostalgia o por el simple placer de leer esas viñetas coloridas que tanto gustan.

De hecho, los lectores de cómics han pasado de ser considerados “frikies” a ser adultescentes, un nuevo segmento de mercado caracterizado por tener más de 30 años y que adquiere ciertos comportamientos que tradicionalmente han sido considerados como infantiles o juveniles. Y este hecho, últimamente a una le genera cierto debate interno sobre si se debería considerar como “adolescente” una industria que simboliza a toda una amalgama de artistas y cuestiones culturales que representan el arte gráfico del siglo XX y parte del XXI. Y es que no hay que olvidar, que la industria del cómic es una fusión de otras industrias como el cine, la literatura, el diseño y el arte en general. Que de esa agrupación de “adultescentes” hay una gran parte que valora no sólo la historia y que hayan “dibujitos” sino que esos dibujos presenten ciertos trazos y  cierta calidad gráfica, y sean de X autor. Y que de esta industria salgan reconocidos dibujantes y artistas gráficos.

Pero independientemente de que aquí se debata sobre cómo considerar al aficionado de la industria del cómic, lo que sí es cierto es que hay artistas que han hecho re-interpretaciones de los personajes más emblemáticos del cómic y los han transformado en otras cosas: ilustraciones, esculturas o productos.

Un ejemplo lo tenemos con Marcelo Rizzetto. Este diseñador de Orlando (Florida) ha querido llevar la temática del cómic de superhéroes ha otro nivel, creando varios envases de cerveza inspirados en varios super-héroes. Se trata de seis botellas que hacen homenaje a Superman, La Mujer Maravilla, Aquaman, Linterna Verde y Flash. Seis superhéroes que son reencarnados en botellas de cerveza. ¿Y por qué cerveza? Porque para estos consumidores juveniles del cómic, esta bebida va ligada a dicha afición.

botellas-cerveza-superheroes
Son apuestas de diseño que indudablemente funcionarían perfectamente dentro del mercado coleccionista, ya que el diseño es impecable y muy identificativo de los símbolos gráficos de cada héroe. Incluso no nos extraña que podamos ver que alguna marca de cervezas o bebidas realice algún tipo de promoción donde el aficionado del cómic pueda coleccionar dichas botellas. La verdad es que ahora que lo piensa una, estaría genial.
Y a ti, ¿te gustaría ver en los estantes de supermercado botellas cómo éstas? 
[Estas botellas han sido encontradas aquí ]

portada-disco-metallica
Entrada anterior

El lado oscuro de las portadas de disco más famosas de la música

Tippex-Pharrell-Williams
Entrada siguiente

Tipp-Ex y su Social Book: Cuando la interacción se convierte en entretenimiento

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>